VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     

Listado de clásicos por inicial

Dumbo
Escrito por Error Humano   
Sábado, 25 de Agosto de 2012


Valoración espectadores: 7.50

Valoración de VaDeCine.es: 8

Dumbo (Samuel Armstrong, Norman Ferguson, 1941)Título original: Dumbo
Nacionalidad: Estados Unidos
Año: 1941 Duración: 64 min.
Dirección: Samuel Armstrong, Norman Ferguson
Guión: Joe Grant, Dick Huemer (libro: Harold Pearl)
Fotografía: Animación
Música: Oliver Wallace, Frank Churchill
Intérpretes: Animación


Trailer


Llegados a un punto en el que el hiperactivo Bob Esponja o la lisérgica Hora de Aventuras se erigen como paradigma de una nueva animación dirigida al actual público infantil, devorador de peripecias a ritmo de vértigo y cada vez más propenso al colorido desenfreno pop, uno puede interrogarse sobre cómo empezó todo y si los referentes de estos (aquellos Mickey Mouse, Bugs Bunny, Tom & Jerry, Blancanieves o Dumbo), forjados en la primera mitad del siglo XX, mantienen algún vigor, más allá de la nostalgia o la curiosidad. Será necesario pues revisar la vigencia de los primeros cortometrajes animados (la serie de Mickey, los Silly Simphonies, los primigenios Looney Tunes de Warner Bros...) y los primeros largos de la compañía Disney para dilucidar si estos clásicos seguirán siendo perfectamente disfrutables para nuestros hijos y nietos. Y será ésta, y sólo está, la única cuestión a plantear con respecto a ellos, porque su valor artístico levitará fuera de toda duda. Imaginativos, plenamente animados, artesanales y pictóricos; auténticos "velázquez" dentro del género.

Retrotraídos pues a 1941 y con Dumbo a estudio, uno se descubre plenamente embelesado por la capacidad de fascinación de esta oda a la belleza de lo diferente, un producto facturado hace más de 70 años. Desde los circenses títulos de crédito hasta el volador desenlace reina la hoy enterrada magia Disney. Un hechizo ahora difícilmente reproducible en nuevas cintas, pero aún palpable en sus clásicos. Y no será la nostalgia ni el cambio del público quienes nieguen el reverdecer de los laureles a la compañía, sino la falta de seriedad. Tomar en serio el largometraje, tomar en serio al espectador.

Timothy y Dumbo. Roedor y elefante, la extraña pareja.

Dumbo, tras su adorable envoltorio, destila profesionalidad en cada uno de sus dibujos, en cada una de las excelentes composiciones musicales, canciones contagiosas e inolvidables, acompañamiento propio del mejor cine mudo y el slapstick (Oscar a Mejor Banda Sonora). De este modo, se completa una cinta largamente trabajada e ingeniosa en su desarrollo, sencilla pero nunca simplista, emotiva y no por ello cargante. De la suma de todo esto, de la referida seriedad por el trabajo bien hecho, renegó a finales de siglo una repetitiva y agotada factoría Disney, falta de la fe de su fundador, claudicando así en pos de Pixar, aquella escisión que tan buena nota tomó del espíritu (de trabajo y de contenido) de filmes como éste.

Un largometraje en el que tras la historia del pequeño elefante de las enormes orejotas, del patito feo apartado de su madre, despreciado por los suyos e inservible para el circo, tras el relato de superación del habitual huérfano, se esconde una obra mayúscula en su trazo artístico, de perenne frescura y deliciosa dulzura. Una encantadora candidez memorablemente interrumpida por el ya mítico surrealismo de las alucinaciones etílicas de un Dumbo achispado: minutos oscuros, elefantes rosas, iluminado simbolismo. Un pasaje de acertadísima experimentación audiovisual en medio del cine comercial, en mitad del film que debía sanear (y así lo hizo) las cuentas de la compañía. Un episodio lisérgico y daliniano (hay quien acredita al pintor gerundense tras alguno de los bocetos originales) que, por su pura concepción, emparenta el film con las series animadas de las que hablábamos al inicio, reforzando así la idea de vigencia. Una pincelada de riesgo e imaginación, al fin y al cabo. Vitaminas, hoy día, en buena medida ausentes en un cine comercial en preocupante estado carencial.

Surrealismo y ácido en 1941. Tremendo.

Compartir
Comentarios (0)
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook
Críticas