VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     

Listado de clásicos por inicial

Río Bravo
Escrito por Barry Lyndon   
Lunes, 04 de Junio de 2012


Valoración espectadores: 7.90

Valoración de VaDeCine.es: 6.5

Título original: Rio Bravo
Nacionalidad: Estados Unidos
Año: 1959 Duración: 141 min.
Dirección: Howard Hawks
Guión: Leigh Brackett & Jules Furthman (Historia: B. H. McCampbell)
Fotografía: Russell Harlan
Música: Dimitri Tiomkin
Intérpretes: John Wayne (Chance), Dean Martin (Dude), Ricky Nelson (Colorado Ryan), Angie Dickinson (Feathers)


Trailer

Ante la creciente complejidad que enriquecería el género llegada la segunda mitad del siglo XX, Howard Hawks construye en 1959 un western a la antigua usanza capaz de recuperar las añejas constantes que durante décadas engancharon al público más tradicional; ésas que invitan a hacernos vibrar con pistoleros sin maldad enfrentados a granujas indignos. Acogida a esta corriente, Río Bravo se muestra más preocupada de su carácter como producto de evasión y reverencia que de conformar un proyecto dotado de matices y realismo. Su alumbramiento como respuesta a la nueva ola es evidente. La comparativa frente a Solo ante el peligro (Fred Zinnemann, 1952) es recurrente pero ineludible. Si aquélla escoció al sector más conservador con su pesimista y complejo retrato de la recién nacida sociedad americana, la cual desampara al sheriff cuando acechan los maleantes, en ésta el carismático John Wayne no tarda en encontrar decididos aliados -¿ciudadanos de bien?- a los que rechaza según conveniencia en un exaltado apuntalamiento de su sentido del deber. Con ello se crea un claro contraste entre dos cintas muy separadas a nivel de análisis social y de comportamiento humano. También sus desarrollos argumentales avanzan en paralelo pero muy lejanos. Ambas aspiran a crear una atmósfera de tensión en la espera de un enemigo superior, pero nuevamente las diferencias son abismales: mientras la obra de Zinnemann explora el rostro del genial Gary Cooper para trasmitir una angustia real ante un probable desenlace trágico, Río Bravo apuesta por elaborar un ameno clima de grupo y normalidad que calme los ánimos entre sus variopintos personajes.


Volviendo a esa trabajada relación entre los protagonistas, urge afirmar que es éste el bocado realmente sabroso de la película, masticándolo su guión con paciencia. Cada cual aporta un elemento, si bien todos confluyen en un tono de concordia. Los personajes interactúan entre momentos tiernos y largas charlas que recuerdan y refuerzan su amistad. Simpatizar con ellos es inevitable. Al fin y al cabo, son los héroes que retienen a un canalla integral a la espera de juicio. Sobresale el trabajo de Dean Martin como alcohólico ayudante del sheriff. Cierto es que su personaje tiene más enjundia, pero cualquier comparación interpretativa con el limitado Wayne es ciega obstinación hacia el mito del western. Su batalla personal contra la botella supone el detalle más sugestivo y épico de la obra. Pivotando sobre ello llegan los pasajes dramáticos mejor elaborados del film. A su vera la cinta se enriquece. Lejos de su historia el interés la vuelve a menguar, apoyándose entonces en un humor básico que alternar con el toque femenino, ambos superfluos aunque no incómodos.


De trazado eminentemente artesanal y confiando en una teatral puesta en escena, Río Bravo se limita a escasos decorados en los cuales pretende sustentar con corrección aunque sin riesgo sus cristalinas líneas argumentales. La sencilla dirección no resulta impactante en absoluto. Sí saltan a la vista un par de secuencias rematadas en tiroteo a todas luces más planeadas que el resto. La irregularidad y desidia en otros lances aconsejaban un ejercicio de concreción.

Como rasgo característico de este proyecto, Hawks decide discutiblemente descartar lo máximo posible el rodaje en exteriores, acrecentando cierta sensación de claustrofobia -pensemos que voluntaria- que alivia de cuando en cuando en la calle principal del poblado. Otra de las obsesiones es el abuso del director por determinados diálogos excesivamente aclaratorios que evidencian las escasas pretensiones de un film muy decidido a mostrarse accesible. El recurso es tan tedioso como poco elegante. Sus personajes explican demasiado antes de ejecutar el paso que previamente describen, abultando el ya de por sí excesivo metraje. La obstinación por agradar a los espectadores más tradicionalistas se confirma en un desenlace amable que huye de cualquier tipo de gravedad. Llegado a él, la acción se torna tosca, a lo que contribuye un Wayne en clara decadencia física. Pero si algo molesta y nos aparta de la seriedad es comprobar cómo sus protagonistas parecen pasarlo bomba en mitad de la batalla, con la escasa trascendencia que conlleva semejante ocurrencia.


La conclusión que podemos extraer es que nos encontramos ante una cinta agradable y cándida, por momentos medianamente divertida, que evidentemente fue filmada como resistencia activa de los caducos valores de un género obligado a evolucionar hacia temáticas más oscuras, complejas y crepusculares. Hawks cumple, como así lo atestiguan los muchos seguidores de su empeño. Para gustos los colores. Particularmente, me quedo con las sucesivas reinvenciones subversivas del western. El resto, el más rancio y notoriamente peor envejecido, me resulta, digamos, bastante menos atractivo.


Compartir
Comentarios (0)
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook
Críticas