VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     

Listado de clásicos por inicial

Rashomon
Escrito por Dr. Manhattan   
Martes, 14 de Diciembre de 2010


Valoración espectadores: 8.75

Valoración de VaDeCine.es: 10

Rashomon (Akira Kurosawa, 1950)Título original: Rashômon
Nacionalidad: Japón
Año: 1950 Duración: 88 min.
Dirección: Akira Kurosawa
Guión: Akira Kurosawa, Shinobu Hashimoto
Fotografía: Kazuo Miyagawa
Música: Fumio Hayasaka
Intérpretes: Toshirô Mifune (Tajômaru), Machiko Kyô (Masako Kanazawa), Masayuki Mori (Takehiro Kanazawa), Takashi Shimura (leñador), Minoru Chiaki (sacerdote), Kichijirô Ueda (peregrino)

Trailer

La derruida puerta de Rashomon es el sitio donde transcurre la acción de este film, ambientado en el Japón de las guerras feudales del siglo XI. Según cuenta uno de los personajes protagonistas, antiguamente se encontraba guardada por un demonio que huyó espantado ante las atrocidades que vio eran capaces de cometer los hombres que poblaban el lugar. En este marco fielmente recreado en estudio y bajo una amenazadora y constante lluvia que impide escapar a los tres personajes -un leñador, un joven sacerdote y un peregrino- que allí se encuentran, se representa una pesimista visión de la existencia humana mediante la compleja narración de un hecho que dos de ellos contemplan en mayor o menor medida.

El apesadumbramiento humano

La historia en cuestión es simple: en un bosque cercano se ha encontrado el cadáver de un señor feudal que acompañaba a su mujer, solo unos momentos después de que la pareja se viera sorprendida por la aparición de un bandido. Esto es lo único que el espectador sabrá a ciencia cierta tras el visionado del film, ya que el modo y los motivos verdaderos por los que se llega a esa situación quedarán premeditadamente en entredicho debido a los múltiples puntos de vista, todos con diferentes matices, con que las personas involucradas relatarán lo acaecido en el juicio al que serán sometidas con posterioridad.

Kurosawa divide la narración en tres tiempos: presente en la puerta, pasado reciente en el juicio, y pasado en la evocación del suceso del bosque. Y recurre al flashback como elemento principal e inmejorable (diríase único, dada la particularidad de la historia) para relatar unos hechos que los personajes cuentan cada uno a su manera, siempre interesada y alejada de las otras versiones (puede incluso que todas falsas), en lo que supone una certera reflexión acerca de la dificultad de aprehensión del concepto de “verdad” de las cosas y de la idealización que se produce en nuestra visión del mundo, causadas por el afán de protagonismo y la innata tendencia a la mentira que caracterizan al ser humano.

La magia de la seducción abrupta

Para realzar esa componente fantasiosa y de claro carácter de cuento moral que posee la parte sometida a debate, que tiene lugar en las entrañas del bosque -metáfora de nuestras enrevesadas entrañas-, el realizador ejecuta suaves y precisos movimientos de cámara que siguen a los personajes, lentos travellings que van de uno a otro, planos subjetivos que visualizan la escena partidariamente, así como dota al lugar de una iluminación de carácter irreal, inundada de claridad, reflejos y destellos que inciden sobre los actores, logrados mediante el uso de espejos llevado a cabo por el director de fotografía Kazuo Miyagawa. Además, y para introducir esta parte por primera vez, Kurosawa se sirve de una versión del famoso Bolero de Ravel que hace que el espectador tenga la impresión de entrar de lleno en una especie de sueño marcado por las leyes de la incertidumbre, y sin embargo terriblemente sensual y atractivo per sé.

Rashomon es importante por varios motivos. Aparte de su indudable calidad cinematográfica, profunda y exquisita por obra y gracia de su ya entonces experimentado director, y de la cual se sirve para infringir todo un correctivo moral que pone al desnudo la debilidad humana (sin por ello dejar abierta una aliviadora puerta a la esperanza), supuso el (re)conocimiento y apertura internacional no ya del propio realizador, sino del cine japonés en general y el asiático por extensión. Casi nada para esta obra maestra del Séptimo Arte.

La maestría de la planificación

Compartir
Comentarios (0)
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook
Críticas