VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
Últimas impresiones antes de la Palma de Oro
Escrito por Error Humano   
Domingo, 26 de Mayo de 2013


Valoración espectadores: 0

Esta noche cerraremos Cannes con la entrega de la ansiada Palma de Oro de una edición que demuestra que, más allá de industrias y crisis, el cine sigue vivo, que el arte predomina y los grandes realizadores continúan ejerciendo una labor de registro de un tiempo y una época, de corrientes artísticas y de indagación: constituyendo una forma de mirar y pensar que se asimila con el propio concepto de cine.

Entre estos realizadores, faltaban por presentar a Sección Oficial alguno de los más esperados, como Roman Polanski, Jim Jarmusch, James Gray o Alexander Payne. Precisamente Payne ha sido uno de los que ha dividido a la crítica con Nebraska, un trabajo con reminiscencias a aquella maravillosa Una historia verdadera de David Lynch, una hermosa road movie de un anciano plena de melancolía y amabilidad. Habrá quien la considere algo laxa, pero Payne no busca subrayados, su toque sutil es de una excelencia inusual.

Jarmusch, por su parte, se ha erigido como el gran hombre libre de este festival. Su cine ya no busca el aplauso ni de público, ni de crítica, ni de un festival. Fuera de categoría. Only Lovers Left Alive es una historia de vampiros alejada de su propio género y repleta de referencias intelectuales. Sin duda, una de las más extrañas propuestas de Cannes y toda una incógnita en las quinielas. Tendrá detractores y militantes. Pero siendo Jim Jarmusch, se convierte desde hoy en todo un “must” de este 2013.

Entre las producciones menos conocidas incluidos en Sección Oficial, faltaban por presentarse a concurso La vie d’Adèle, de Abdellatif Kechiche, y Michael Kohlhass, de Arnaud des Pallières.  Y si bien esta última ha gustado por su excelente factura (una historia medieval sobre un tratante de caballos y una venganza), su reaccionario mensaje (en el que se deplora el alzamiento frente a la aristocracia) ha hecho arquear la ceja al respetable, máxime en los tiempos políticos que vivimos. Sin embargo, volviendo a La vie ‘Adèle, encontramos aquí una de las más agradables sorpresas de todo el certamen. Kechiche ha rastreado con su cámara una historia de amor lésbico de poderosas interpretaciones (ojo a Adèle Exarchopoulos) que ha entusiasmado a la crítica más coherente con el estilo Cannes. Veremos hasta donde llega este filme y Abdellatif Kechiche, concursando en medio de monstruos consagrados.

Respecto a los grandes nombres, nos quedaba por repasar The Inmigrant, el último y esperadísimo trabajo de James Gray. Joaquín Phoenix y Marion Cotillard por protagonistas, para mayor expectación. Una historia de prostitución e inmigración, ambientada en 1921, y con el trasfondo Gray hasta en el tuétano. Un film notable, muy notable, pero que en Cannes ha pasado por demasiado académico. Una buena película, en cualquier caso.

Y, finalmente, Roman Polanski, con el habitual revuelo de su persona, más el de los escotes de su acompañante: esposa y protagonista del film, Emmanuelle Seigner, ha presentado en Cannes su último largometraje: La Vénus à la fourrure, una adaptación teatral en la que una aspirante a actriz pasará una interesante audición con su director, un juego de espejos reforzado por el hecho de que la protagonista sea su propia esposa. Un interesante film que no sobresaldrá en la ingente filmografía de Polanski, pero que ha generado una provechosa simbiosis con el festival: ambos han dado vuelo al otro.

Polanski junto a su espectacular esposa y musa

Compartir
Comentarios (0)
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook