VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
Cannes: los Coen Bros., Miike... y Winding Refn
Escrito por Error Humano   
Viernes, 24 de Mayo de 2013


Valoración espectadores: 0

Sale el sol por Cannes y el festival coge vuelo. Andamos en plena efervescencia de candidatos a concurso. Ya han pasado por aquí los hermanos Coen y su Inside Llewyn Davis, un remedo de biopic sobre un cantante y sus miserias, una libérrima obra de los Coen, divertida y sagaz. Tal vez no alcance el éxito cuasi perfecto en Cannes de su Barton Fink, pero sin duda por aquí ha gustado esta fresca propuesta.

También por la Sección Oficial, pero con menor fortuna, se presentó Borgman, una cinta de Alex van Warmerdam, incompleta y desorientada. No hará historia por aquí. Quien si está dando que hablar es el heterodoxo Takashi Miike con su trepidante thriller Wara no tate, un film desde el exceso repleto de talento. Hay quien critica su falta de concreción, otros alaban su radicalidad. Miike, al fin y al cabo.

Paralelamente se han proyectado dos filmes (La grande bellezza y Un chateau en Italie) sobre la "nada" y el vacío existencial cuya procedencia es dispar (el consagrado Paolo Sorrentino de un lado, la aspirante Valeria Bruni Tedeschi del otro) y su paso por el festival también: Sorrentino no ha convencido a casi nadie y, sin embargo, sorprendentemente, Bruni Tedeschi ha liberado al festival, con su sencillez, de la rigidez del cine propio de estos certámenes. Si bien, también hay quien cuestiona, por esa misma razón, su selección para el apartado oficial.

Para continuar con grandes nombres, otrora reconocidos en Cannes, Steven Soderbergh ha presentado Behind the Candelabra, un film sostenido por Michael Douglas y su interpretación del pianista Liberace, retrato vivo del mundo gay oculto durante cierta época en el show business. Se trata de una tv-movie para la HBO, pero los nombres que participan (unan el de Matt Damon como efebo) la han colado en esta Sección Oficial y el film ha causado una grata impresión, por cuanto tiene de honesta y humilde.

Y, cómo no, Nicolas Winding Refn, odiado y amado a partes iguales, hype o estilista, quien con su Only God forgives, su última película, radicaliza aún más esta controversia. De nuevo Ryan Gosling, de nuevo la violencia descarnada y de nuevo la búsqueda constante de la brillantez formal que encanta a sus seguidores y hastía a sus detractores. Un film de aquellos para los que no puede sino establecerse el juicio de cada cual. No se fíen de la opinión de nadie. Aún menos de la nuestra.


Gosling con la cara como un mapa


Compartir
Comentarios (0)
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook