VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
Sitges 2011. Crónica. Autodestrucción
Viernes, 14 de Octubre de 2011


Valoración espectadores: 0

Por Alba Cantón. (Colaboración)

AUTODESTRUCCION EN SITGES

Festival de cinema fantástico de Catalunya. Ya estamos aquí de nuevo, por tercer año consecutivo. Todo nos resulta demasiado familiar, nos sentimos unas aventajadas expertas en el festival de la sangre, los sustos y los gritos. Como siempre, comienza con prisas y con muchas ganas. Llegada al Meliá, recogida de acreditaciones, volando a los apartamentos para dejar las maletas y corriendo de nuevo para alcanzar a ver la primera película. Es viernes por la noche y nos hemos perdido prácticamente el primer día de festival. Hace mucho más calor que otros años y se nota en la afluencia de público. Parece que somos muchos más. Caminamos de regreso al Meliá, mientras hacemos un alto en el camino en el nuevo Carrefour que han abierto  al lado para hacernos con las provisiones para la noche. (No hace falta explicar que nos dirigimos a nuestra adorada maratón X- Treme de películas malas de 1 a 6 de la mañana). Este año decidimos dar de lado al Red Bull y hacernos con Coca Colas que están un poco mejor cuando se han recalentado hacia las 5 de la madrugada. Volvemos al ambiente de palidez y ropas negras y cuando nos queremos dar cuenta, nos fijamos bien en nosotras mismas y vemos que...¡ vamos vestidas de negro también! Hemos caído en el mundo friki Sitges sin darnos cuenta... y tanto. Las acreditaciones de periodista te permiten acceder a la sala sin hacer cola, es entonces cuando abren las puertas y entramos corriendo para hacernos con los mejores sitios. (Casi nadie corre, por lo tanto, momento friki número 2 del día). 



Emoción por todas partes, es nuestra noche. 3 películas por delante, muchas horas, una hazaña por conseguir pues nunca hemos conseguido ver las tres películas seguidas sin echarnos una siestecita. Se apagan las luces poco a poco, el logo de King Kong sobre Sitges se desvanece, presentan la "Cuarentacatrena" (44) edición del festival... y aparecen los spots de este año. He de decir que después de haber visitado otros grandes festivales, ninguno como éste para emocionar al personal. Es como un ritual, el spot de rigor, se alzan los aplausos y comienza la película. Sitges es en gran parte tan sumamente emocionante por sus spots. Este año, el lema "Inteligencia Artificial" no es muy motivador y más bien podrían haberlo titulado como "apocalipsis o fin del mundo" ya que muchas películas centran su tema en eso. Pero es muy interesante que cada edición la basen en un tema, cosa que no sucede en la gran mayoría de festivales.

Comienza la maratón extreme. El Auditori está a rebosar. Y la gente parece estar loquísima. Sale la presentadora, Gemma Ruiz y da a conocer la programación de la noche. Suben al escenario los directores y actores de cada una de las películas. Femme Fatale, Hobo with a Shotgun, The Victim y el cortometraje de las monjas asesinas Thy Kill be done. Todos están entusiasmados de poder presentar su película en el que denominan "el mejor festival de cine del mundo". Las actrices emocionadas de poder ver una película a las 3 de la mañana "nunca habíamos visto esto antes, poder ver una película y justo después ir a Pachá". Los directores animando al público a no pensar durante la proyección y después se sentaron con el resto a ver la maratón completa. 


Película número 1. Las monjas asesinas. Un corto sin más, gracioso de ver a monjas repartiendo leña en pro de defender su barrio. Aunque hay que reconocer que llevaban las sallas un poco arrugadas. No sé si tendrían un buen director de diseño de vestuario.

Después primer capítulo de la serie Femme Fatale. Una que se está emitiendo en Estados Unidos sobre una misma actriz que interpreta papeles diferentes en cada capítulo. Aunque cada uno intente tener una trama diferente al final todos parecen tener los mismos ingredientes: sexo bi, patadas ultrasónicas, ropa sugerente, diálogos superficiales... Perfil de mujer muy masculina hecha para ser observada por el hombre, mayoritariamente. Esa es la sensación que me creó. Entre un capítulo y otro emitieron Hobo with a Shotgun, película canadiense de Jason Eisener sobre un barrio de estos donde la desigualdad reina por todas partes. Jóvenes de fin de semana y discotecas mezclados con la pobreza de la indigencia y la delincuencia de la calle. Hasta que de repente un hombre de la calle que vive entre cartones se harta de la injusticia que ve todos los días pasar delante de sus narices se arma con una ametralladora  y se va a perseguir malvados: desde pederastas a ladrones de poca monta, niñatos, chulos, etc... Se hace amigo de Abby una prostituta de la calle y juntos se van a poner un poco de justicia al mundo. A poner las cosas claras en la calle, porque es de todos, porque hay mucha gente que vive en la calle y hay que tener respeto. http://www.youtube.com/watch?v=ssHEAOrAdCU Hay una escena que me gustó mucho cuando Hobo va a un hospital y hace un monólogo dirigido a un montón de bebés que están en cunas. Hace una reflexión de la vida y del ser humano, de la belleza de la inocencia en personas que aún no han sido corrompidas por este mundo. Lleno de drogas, de tiros y de odio. 


La última película de la maratón fue una broma de mal gusto. Pero como siempre, es lo que nos podemos esperar en la maratón. No sé por qué nos empeñamos en ir a sufrir. Nos pasamos toda la noche viendo películas malas en lugar de poder estar tomando algo por las calles de Sitges o simplemente durmiendo. Sabemos el tipo de películas que emitirán en la maratón, pero aún así tenemos ese punto friki medio masoka que nos inyecta estar en Sitges. The Victim es un asco. Comienza con un largo viaje en coche (muy muy largo), supongo que el director pretendía hacer ver que el protagonista se dirigía a un lugar muy lejano. Porque se tira como 5 minutos de imagen de un coche por caminos serpenteantes. Nos dió la risa al darnos cuenta de ésto. Salen dos tipos con dos chicas chonis (bueno, los cuatro eran unos chonis de 50 años que pretendían tener 20). Se ponen a tener sexo anal en medio del bosque y al final uno sale mal parado. Vamos que una de las chicas al negarse a hacer lo que le pide uno de ellos acaba siendo asesinada. Sin querer, pero asesinada. Con este apasionante argumento nos quedamos dormidas. Quise aguantar porque no tenía sueño, pero directamente cerré los ojos. Despertamos para los créditos, donde presentaban a todos los del equipo de rodaje, todos muy felices, todos muy mazados from California y ellas muy operadas. Gente con pasta que quería hacer una película. Con un guionazo, así me gusta. 


Eran las seis de la mañana y somos tan frikis que queríamos más. Aún no queríamos ir a dormir. Nos tomamos unos cafés con tostadas en un bar y volvimos al Auditori a las 8:30 de la mañana para el pase de prensa de Mientras Duermes de Jaume Balagueró. (Que por cierto, se estrena hoy). Al sentarnos de nuevo en ese ambiente caldeado que había dejado la maratón nos entró una especie de sopor, pero que se esfumó rápidamente durante la hora y media de película. ¡Qué buena! Qué tensión, nos quitó el sueño de golpe. La última de Balagueró trata de un portero aparentemente normal (Luis Tosar, que está estupendo, como siempre) y Marta Etura una de las vecinas del edificio. ¿A quién no le ha parecido inquietante alguna vez los porteros de los edificios de Madrid o Barcelona? Siempre son raros (mis disculpas a todos los porteros normales que me estén leyendo), al menos con los que yo me he cruzado. Parece que esconden algo. Y Balagueró lo ha llevado a la gran pantalla con una historia que parece que va a acabar varias veces pero que siempre acaba sorprendiendo. Tosar esconde unos hábitos muy raros. Trata sobre las personas infelices, esas que no pueden serlo por mucho que quieran o lo intenten. Y éste, disfruta haciendo infeliz a los demás. Su objetivo será su guapísima vecina y sus artimañas serán de lo más retorcidas. A partir de ahora me dará por mirar debajo de la cama antes de irme a dormir por si acaso... Muy recomendable. Jaume prueba con nuevos registros. Y la actuación es formidable.

Llevábamos 12 horas en Sitges y ya habíamos visto 4 películas... Salimos de la sala de cine con un sol de infarto a las 11 de la mañana. Mareadas y sin saber muy bien dónde estábamos. Con mal cuerpo por tanta coca cola y café. La gente salía de los hoteles para comenzar su jornada de festival y nosotras a dormir para retomar el terror por la tarde. Autodestrucción.

Compartir
Comentarios (0)
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook