Yo añoro al Spielberg de antaño.

Un saludo.