Sintiéndolo mucho, a mí el póster no me gusta. ¡Qué le vamos a hacer!